Noticia

“Todavía estoy esperando el sueño americano, pero Tijuana me gusta“

Publicado el 18 de diciembre de 2018
por Wendy Fry en Hoy Los Ángeles. Fotografía de Wendy Fry.
Esta nota forma parte de la cobertura de la Caravana migrante México 2018
Ir a la cobertura
Clasificación

Nivel legislativo

Local

País(es)

México

Tema(s) general(es)

  • Frontera
  • Empleo
  • Caravana Migrante
  • Tema(s) especifico(s)

  • Caravana Migrante
  • Frontera Norte
  • Empleo
  • Visas temporales


  • Noticias recientes

    Publicada el 21 de marzo de 2019

    México aceptado solicitudes de regularización a 24 mil 88 migrantes de las caravanas, la mayoría hondureños

    Publicada el 21 de marzo de 2019

    Cierran celdas de castigo en estaciones migratorias; desde el 2010 se denunciaban abusos

    Publicada el 21 de marzo de 2019

    Buscan que migrantes indocumentados obtengan licencias de conducir en Florida

    Todavía faltan unas cuantas horas para que amanezca cuando Esvin Hernández y sus amigos salen de sus tiendas en las calles de la ciudad frente al complejo deportivo ‘Benito Juárez’ de Tijuana.

    Decenas de trabajadores desabrochan silenciosamente sus sacos de dormir y se visten en silencio, para no despertar a otros en la caravana centroamericana.

    Están acampados frente a un refugio cerrado en el centro de la ciudad y se niegan a abandonar el área porque quieren estar cerca de sus puestos de trabajo y de los servicios de la ciudad.

    Sacuden el sueño y el frío mientras sus miradas se fijan en una cerca, a una cuadra de distancia.

    Pero algo nuevo está emergiendo: el sueño mexicano.

    Hernández encontró trabajo en una feria federal de empleos establecida cerca del refugio Benito Juárez cuando la caravana centroamericana llegó por primera vez a Tijuana hace más de un mes.

    El Servicio Nacional de Empleo de México está emparejando empresas locales con migrantes centroamericanos que buscan trabajo. Están operando la feria de empleo seis días a la semana para ayudar a los centroamericanos a procesar sus solicitudes de visa mexicanas y encontrar empleo.

    Hasta el momento, 104 personas de la caravana tienen empleo oficial, dijo Nayla Rangel, coordinadora principal de la feria que lleva un mes.

    Unas 920 personas más obtuvieron visas y obtuvieron autorización para trabajar en México, y 3581, más de la mitad de los que vinieron inicialmente con la caravana, se registraron para obtener visas de trabajo pero aún no han conseguido trabajo, dijo.

    “Cuando terminan su transacción con inmigración, regresan a nosotros para encontrar un trabajo”, dijo Rangel. “Nos aseguramos de que todos sus documentos estén intactos y de que los formularios se completen correctamente”.

    Rangel dijo que los tipos de trabajos ofrecidos típicamente pagan alrededor de 2,5 veces el salario mínimo para Baja California, que es de 88,36 pesos o 4,40 dólares por día. Ella dijo que la mayoría de los migrantes empleados están ganando unos 15 dólares por día.

    Las compañías que asisten a la feria de empleo están buscando trabajadores de inmediato, y ofrecen beneficios, como transporte y planes de ahorro, dijo Rangel.

    “Hay una gran empresa industrial con 1000 empleos disponibles”, dijo.

    Compañías como Soriana, una cadena minorista de grandes descuentos, junto con Sanborns y los supermercados Calimax y Smart & Final, han asistido a la feria de empleo en busca de trabajadores.

    “Si tienen buscan trabajadores, creen que van a encontrarlos aquí”, dijo Rangel.

    La Directora de Recursos Humanos de Sanborns, Alma Palomares, dijo que los nuevos empleados en la feria de empleo, incluido Hernández, han funcionado bien.

    “Son muy trabajadores. Muy decididos”, dijo Palomares. “Y, creo que están muy felices aquí”.

    Hernández está muy contento de tener trabajo y se levanta temprano cada día para llegar a Sanborns, una tienda departamental y restaurante de lujo, donde hace postres y ayuda a preparar en la cocina.

    Alrededor de las 5 de la mañana del sábado, Hernández y sus amigos comenzaron a caminar una milla y media, en contra de las multitudes que todavía estaban de fiesta en la avenida Revolución.

    José Antonio Amaya, de 21 años, se separó del grupo a pocas cuadras de distancia. Sin una visa mexicana, Amaya encontró trabajo informal en la construcción, pero él tiene que caminar solo una hora desde el refugio hasta su nuevo trabajo.

    “Siempre hay trabajos de construcción en México”, dijo Amaya, antes de girar a la izquierda y despedirse de los amigos con los que viajó por cientos de millas desde San Pedro Sula, Honduras.

    Hernández recibió recientemente una visa, lo que le permite trabajar legalmente en México mientras espera su cita inicial de asilo con las autoridades de inmigración de los Estados Unidos.

    “Tijuana está en silencio. No vemos mucho en las calles”, dijo Hernández cuando se le preguntó si tenía miedo de caminar solo en las horas previas al amanecer.

    En comparación con la violencia que vio en Honduras, Hernández dijo que se siente seguro en Tijuana, a pesar de más de 2,000 homicidios en 2018.

    “No hay miedo, no. Vine aquí por trabajo y encontré trabajo”, dijo.

    Caminando hacia el trabajo el sábado por la mañana, Hernández describió su nuevo trabajo como “un lujo”.

    “Me siento muy bien de trabajar allí. No estoy buscando limosna. Entonces, estoy muy feliz de tener un trabajo”, dijo.

    Hernández trabaja en la cocina de un restaurante de la cadena ‘Sanborns’ con su amigo Antonio.

    “Me gusta Tijuana. Probablemente me quede aquí por un tiempo y me instale”, dijo Hernández. “Pero en última instancia, mi sueño es llegar a los Estados Unidos”.

    En la feria de empleo del viernes, el hondureño Porfirio Mendoza dijo que había estado esperando durante tres semanas para obtener su visa, para poder obtener un trabajo legal.

    “A veces, cuando eres ilegal, la gente te ve y se aprovecha”, dijo Mendoza, un pintor de casas en Honduras.

    “Es por eso que estamos tratando de obtener nuestros documentos y encontrar un trabajo legítimo. De esa manera podemos obtener las oportunidades que México tiene”.

    Mendoza y Hernández dijeron que si nunca entran a los Estados Unidos, podrían verse haciendo una vida en Tijuana.

    “Todavía estoy esperando el sueño americano”, dijo Hernández. “Pero, Tijuana, me gusta aquí también”.

    Ir a la nota fuente

    Contacto
    Tel.: +52 (664) 631 6300
    Dirección de correo electrónico:
    observatorio@colef.mx

    La información que se reproduce en el Observatorio es utilizada únicamente con fines académicos y sin fines de lucro.