Noticia

Proyecto demócrata de ley daría camino hacia la ciudadanía a millones de inmigrantes

Publicado el 12 de marzo de 2019
por Redacción en La Opinión. Fotografía de Nancy Pelosi (Twitter).
Clasificación

Nivel legislativo

Federal

País(es)

Estados Unidos

Tema(s) general(es)

  • Migrantes
  • Dreamers
  • Ciudadanía
  • Legislación Migratoria
  • Tema(s) especifico(s)

  • Legislación Migratoria
  • TPS, estatus de protección temporal
  • Migrantes
  • Regularización/Ciudadanía
  • Presupuesto
  • Educación: Dream Act
  • Documentos (matricula)
  • Residencia


  • Noticias recientes

    Publicada el 22 de marzo de 2019

    La Patrulla Fronteriza hace liberaciones masivas de migrantes porque no tiene espacio para alojarlos

    Publicada el 21 de marzo de 2019

    México aceptado solicitudes de regularización a 24 mil 88 migrantes de las caravanas, la mayoría hondureños

    Publicada el 21 de marzo de 2019

    Cierran celdas de castigo en estaciones migratorias; desde el 2010 se denunciaban abusos

    Con el fin de proteger a millones de inmigrantes perseguidos por las recias políticas migratorias del presidente Donald Trump el partido demócrata acaba de presentar un proyecto de ley que daría a muchos un camino a la ciudadanía.

    El proyecto titulado “Ley de Sueños y Promesas 2019” proporcionaría la residencia permanente a millones de jóvenes inmigrantes indocumentados, así como a los inmigrantes cubiertos con el estatus de protección temporal TPS, así como a soñadores amparados con DACA y DED o Partida Forzada Diferida.

    La propuesta de ley HR 6 patrocinada por la representante de California Lucille Roybal-Allard y las representantes de Nueva York, Nydia Velázquez e Yvette Clarke ayudaría a despejar el camino hacia la residencia permanente para un estimado de 2.1 millones de inmigrantes traídos a EEUU como niños, más de 300,000 beneficiarios de TPS y miles de liberianos protegidos bajo el amparo de migratorio conocido como Partida Forzada Diferida o DED.

    La implementación del proyecto daría a los jóvenes indocumentados que califiquen un estado de protección condicional durante 10 años con la oportunidad de obtener un estado legal permanente.

    Para esto los inmigrantes deberán finalizar al menos un curso de dos años o un programa vocacional, completar dos años en el ejército o trabajar durante tres años (siempre que tengan un permiso de autorización de trabajo por lo menos el 75 por ciento de ese tiempo).

    La legislación también permitiría a los jóvenes indocumentados solicitar ayuda financiera federal y revocar una política de la era Clinton que penaliza a los estados que otorgan matrícula estatal a estudiantes indocumentados en base a la residencia.

    Por su parte a los inmigrantes no se les permitiría aplicar si han sido condenados por delitos punibles con más de un año de prisión o si han sido condenados por tres o más delitos que conllevan sentencias de más de 90 días en la cárcel.

    El proyecto demócrata va un paso mas allá ya que daría acceso condicional a licencias profesionales y comerciales, lo que le permitiría a los beneficiarios practicar en su campo profesional, un desafío regular para los “Soñadores” que buscan educación superior pero no tienen la autorización para trabajar después de la graduación a pesar de estar acreditados.

    Por último el proyecto de ley también requiere que el Departamento de Seguridad Nacional explique por qué se canceló el amparo de TPS para varios países. Bajo la administración de Trump, los destinatarios y defensores de TPS han argumentado que las condiciones en algunos países, particularmente en Haití, no habían mejorado lo suficiente como para aceptar el regreso de sus ciudadanos que viven en Estados Unidos.

    Al momento de presentar el proyecto la representante demócrata Nydia Velázquez fustigó al gobierno de Trump dejando claro los objetivos del proyecto de ley. “Durante dos años, la Administración Trump ha atacado brutalmente a algunas de nuestras comunidades inmigrantes más vulnerables, creando un clima de incertidumbre y temor. “Estamos aquí para quedarnos”.

    “Me enorgullece unirme a mis colegas, las congresistas Roybal-Allard e Yvette Clarke, para presentar esta legislación, que brindaría a estas comunidades protección bajo la ley y un camino hacia la ciudadanía”, concluyó la congresista por Nueva York.

    El proyecto de ley, que también fue redactado con la ayuda del grupo defensor de la comunidad inmigrante United We Dream, cancelaría los procedimientos de remoción para los titulares de TPS y DED actualmente emitidos por la administración Trump.

    “La introducción de HR 6 es un momento importante en la lucha en curso por las protecciones para las comunidades inmigrantes vulnerables, como los Dreamers, los titulares de TPS y los receptores de DED. También es un reflejo del continuo impulso hacia la aprobación de una legislación permanente para proteger a estas personas que solo están en riesgo debido a las acciones de la Administración de Trump” señaló Todd Schulte director ejectutivo de Fwd.us, organización que aboga por una reforma migratoria junto a la protección de todos los “soñadores” en EEUU.

    Por su parte Janet Murguía presidenta y CEO de UnidosUS festejó la radicación del proyecto de ley. “Nos alienta que los miembros de la Cámara apoyen esta solución de sentido común y largamente esperada para que estas familias estadounidenses puedan estar libres de la sombra de la incertidumbre y el temor de la separación familiar”.

    Aunque la Ley de Sueños y Promesas H 6 puede tener una oportunidad de ser aprobada en la Cámara de mayoría demócrata, su suerte en el Senado controlado por los republicanos es incierto. Por esta razón los líderes demócratas esperan movilizar a la opinión pública y sus colegas republicanos para generar una estrategia que lleve a la aprobación de este importante proyecto migratorio.

    Ir a la nota fuente

    Contacto
    Tel.: +52 (664) 631 6300
    Dirección de correo electrónico:
    observatorio@colef.mx

    La información que se reproduce en el Observatorio es utilizada únicamente con fines académicos y sin fines de lucro.