Noticia

Nueva norma restringe el ingreso a EEUU de mujeres embarazadas con visa de turista

Publicado el 23 de enero de 2020
por Jorge Cancino en Univision Noticias. Fotografía de Univision Noticias.

El gobierno de EEUU publicó este jueves en el Registro Federal (diario oficial estadounidense) una nueva norma que restringirá el ingreso al país de mujeres embarazadas con visas de no inmigrante, tipo B1/B2, con propósito de turismo o viajes de negocios.

La nueva norma explica que la modificación al reglamento de las visas B, para visitantes temporales por razones de turismo, establece que viajar a Estados Unidos con el objetivo principal de dar a luz para darle la ciudadanía estadounidense a su bebé “es una base inadmisible para la emisión” del documento de viaje.

En consecuencia, agrega, los funcionarios consulares “deberán denegar una visa de no inmigrante tipo B a un extranjero” si tiene “razones para creer que tiene la intención de viajar para este propósito principal”.

La publicación añade que el Departamento de Estado “no cree que visitar Estados Unidos con el propósito principal de obtener la ciudadanía estadounidense para un hijo, una actividad comúnmente referida como ‘turismo de maternidad’, sea una actividad legítima”.

El turismo de maternidad es un negocio rentable en Estados Unidos y el exterior. Empresas estadounidenses hacen publicidad y cobran hasta $80,000 por servicios que incluyen hotel y atención médica, reveló The Associated Press. Agrega que muchas mujeres rusas y chinas viajan a Estados Unidos para dar a luz. El país combate esa práctica desde antes de la llegada de Trump a la Casa Blanca.

La nueva regla entra en vigor este viernes 24 de enero de 2020.

Abogados consultados por Univision Noticias dijeron que la nueva norma otorgará “una amplia discrecionalidad” a los cónsules, pero no explica detalladamente cómo utilizarán estos nuevos poderes.

“Tendrán mayor capacidad para negar un pedido de visa, si determinan que el extranjero no viene como turista al país, sino con el propósito de dar a luz”, dijo José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami, Florida.

Guerrero dijo además que “la duda es hasta dónde podrán utilizar esos poderes. El reglamento otorga más discreción a los cónsules para hacer sus determinaciones y determinar si el viaje de turismo de un extranjero es realmente por placer o utilizar la visa con un propósito diferente, como por ejemplo dar a luz y que el hijo se convierta en ciudadano estadounidense”.

La Enmienda 14 de la Constitución garantiza la ciudadanía estadounidense por nacimiento, sin tener en cuenta la ciudadanía de los padres.

Las mayores dudas por ahora “es cómo será aplicado este nuevo reglamento. No me sorprendería que esta nueva norma, como tantas otras dictadas por este gobierno, sea demandada en las cortes”, dijo Guerrero.

El Departamento de Estado también señala “las preocupaciones” del gobierno” y coloca el denominado ‘turismo de maternidad’ como un asunto de seguridad nacional.

Los solicitantes de visas que buscan tratamiento médico, entre ellos el dar a luz, “deberán demostrar, a satisfacción del funcionario consular, sus arreglos para dicho tratamiento y establecer su capacidad de pago de todos los costos asociados con dicho tratamiento”, se lee en la nueva regla.

Añade que el funcionario consular podrá negar una solicitud de visa si tiene razón o sospecha que el extranjero viaja con el propósito de dar a luz durante su estadía en Estados Unidos, y que el propósito principal del viaje es obtener la ciudadanía estadounidense para el niño.

Agrega que la norma no cambia las regulaciones vigentes del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) con respecto a la admisibilidad de extranjeros, “incluidos aquellos viajeros del Programa Waiver”, que no requieren una visa estampada en el pasaporte para ingresar al país.

En el nuevo reglamento el gobierno también exige que “el solicitante de una visa tipo B “esclarezca a satisfacción del funcionario consular que él o ella tiene los medios y la intención de pagar el tratamiento médico y todos los gastos adicionales o colaterales, incluido el transporte y gastos de manutención”.

Añade que, si una de las respuestas del solicitante no es creíble, “puede dar al funcionario consular razones para preguntarse si el solicitante califica para una visa B
de no-inmigrante, y podría dar lugar a preguntas adicionales sobre si el solicitante tiene la intención de salir a tiempo de Estados Unidos, o tiene la intención de participar en otra
actividad inadmisible”.

El libro ‘Inmigración: las nuevas reglas, una guía de Univision’, explica que una visa estampada en el pasaporte no garantiza la entrada a Estados Unidos. Y que la autorización o permiso de entrada debe ser otorgado por un agente de la Oficina de Aduanas y Control de Fronteras (CBP) en el puerto de entrada, sea terrestre, aéreo o marítimo.

“Tanto ahí como en el consulado, le pueden negar la entrada o el trámite”, advierte Guerrero. Y en ambos casos la decisión es inapelable”, advierte.

Guerrero dijo además que “esto también abre la interrogante respecto a qué sucederá con las personas que van a renovar visas y tienen hijos estadounidenses. Es posible que esto les afecte”.

En la nueva regla el gobierno de Trump refiere el significado de actividades legítimas de carácter recreativo que justifican la emisión de una visa tipo B.

Indica que el término incluye “turismo, diversión, visitas con amigos o familiares, descanso, tratamiento médico y actividades de carácter fraternal, social o de servicio”, pero que en ningún caso “incluye la obtención de una visa para el propósito principal de dar a luz y obtener la ciudadanía estadounidense para un hijo”.

Detalla además que “cualquier solicitante de visa que busque tratamiento médico en los Estados Unidos bajo esta disposición, se le negará una visa bajo el amparo de la Sección 214 (b) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA) si no puede establecer, a satisfacción de un funcionario consular, una razón legítima por la cual él o ella desea viajar a Estados Unidos para recibir tratamiento médico”.

Entre los requisitos, deberá probar que “un médico o un centro médico (hospital) en Estados Unidos debe demostrar o acordar que brindará el tratamiento, y que el solicitante ha estimado razonablemente la duración de la visita y asumir todos los costos asociados”.

“Al solicitante también se le negará una visa bajo la sección 214 (b) de la INA si no puede establecer a satisfacción del funcionario consular que él o ella tiene los medios derivados de fuentes legales, y la intención de pagar los gastos médicos”, indica.

“Las personas embarazadas deben estar conscientes que a partir de ahora los funcionarios consulares o los agentes federales fronterizos tienen la discrecionalidad de no solo negar un ingreso, sino cancelar la visa en su totalidad”, dijo Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles, California. “Les van a cerrar las puertas, aunque las razones del viaje sean legítimas”, advirtió.

Ir a la nota fuente

Clasificación

Nivel legislativo

Federal

País(es)

Estados Unidos

Tema(s) general(es)

  • Política migratoria
  • Migrantes
  • Documentación
  • Tema(s) especifico(s)

  • Antiinmigrante
  • Política
  • Mujeres
  • Visas temporales


  • Noticias recientes

    Publicada el 3 de julio de 2020

    COVID-19 EN CENTROAMÉRICA. Migración: En espera de “los varados” en medio de la pandemia

    Publicada el 18 de junio de 2020

    La Corte Suprema de EE.UU. bloquea el intento de Trump de poner fin a DACA

    Publicada el 16 de junio de 2020

    Por coronavirus, EU posterga nuevamente audiencias de solicitudes de asilo