Noticia

Migración encierra en antigua bodega a 8 cameruneses que sobrevivieron al naufragio en Chiapas

Publicado el 17 de octubre de 2019
por Alberto Pradilla en Animal Político. Fotografía de Cuartoscuro.

Los ocho migrantes cameruneses sobrevivientes del naufragio ocurrido el 11 de octubre en las costas de Chiapas permanecen encerrados en unas precarias dependencias del Instituto Nacional de Migración (INM) en Tuxtla-Gutiérrez.

Se trata de las dependencias conocidas como “La Mosca” o “El Cupape 2”, donde se ubicó hasta 2013 una planta que sirvió para producir moscas estériles que se utilizaban en la agricultura. Este complejo industrial, que pertenece al Instituto Nacional de Avalúos y Bienes Nacionales (Indaabin), se reconvirtió en centro de detención de extranjeros en el mes de junio, poco después de la firma del acuerdo entre México y Estados Unidos por el que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se comprometió a reducir el flujo migrante. Antes fue utilizado por la Policía Federal y la Guardia Nacional.

En el accidente perdieron la vida dos personas, cuyos cuerpos aparecieron en la costa: Emmanuel Cheo Ngu, de 39 años, y el de Michael Atembe, de 32. Ambos eran cameruneses, según la Fiscalía de Chiapas, que cita testimonios recogidos durante la investigación, otras dos personas están desaparecidas.

Los sobrevivientes llevan encerrados en “La Mosca” desde el sábado, confirmó David Tobasura, del Colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos del Sureste Mexicano, que tuvo acceso al interior del centro y pudo hablar con ellos.

El activista denunció que ninguno de ellos tuvo oportunidad de comunicarse con el exterior y tampoco han recibido atención médica desde la primera revisión en el hospital de Tonalá. Tampoco han sido atendidos psicológicamente, a pesar de ser víctimas de una experiencia traumática en la que vieron cómo se ahogaban algunos de sus compañeros.

“No tienen información sobre cuál es el trámite que les van a hacer”, comentó el activista.

Dee Clinton Ngang; Tohnyi Constant Djuawoh; Agbor Aaron Agbor; Goden Mbah Gatibo Werewai John; Etiondem Gabriel Anjawoh Justine; Nchonganyi Elvis Fomenken; Echengangap Maxcellus Asong y Aghot Arron Agbot, todos ellos de nacionalidad camerunesa, son los sobrevivientes del naufragio. Son siete hombres y una mujer. Todos ellos víctimas de un naufragio y encerrados por no tener los papeles en regla, algo que en México no es un delito, sino una falta administrativa.

Animal Político quiso conocer la versión del INM, pero al cierre de la nota no había recibido una respuesta.

El naufragio en el que perdieron la vida dos migrantes tuvo lugar aproximadamente a las 7:00 horas del 11 de septiembre. Horas antes, al menos 12 cameruneses habían tomado una embarcación en un punto indeterminado de la costa de Chiapas. Su objetivo era sortear por mar los retenes que el INM instala en las carreteras de Chiapas y Oaxaca para poder seguir su camino hacia Estados Unidos. Según lo que transmitieron a Tobasura, desconocen dónde se embarcaron porque no están familiarizados con la geografía mexicana.

Algunos apenas llevaban un mes en el país mientras que otros acumulaban más tiempo. Todos ellos, según dijeron a Tobasura, habían comenzado su proceso de regularización con el INM pero se desesperaron al ver que no había avances.

Tras el accidente, los migrantes fueron atendidos en el hospital de Tonalá. Después de darles el alta y tomarles declaración, pasaron a manos del INM, que les encerró en “La Mosca”, en Tuxtla.

Actualmente hay 361 migrantes en el interior de esta improvisada estación migratoria, operativa desde finales de junio. Antes, los migrantes eran encerrados en el centro de detención conocido como “El Cucupape”. Sin embargo, el incremento de las detenciones provocadas por el cambio de política tras el acuerdo con Estados Unidos saturó las instalaciones.

Los sobrevivientes encerrados desconocen qué es lo que el INM tiene previsto hacer con ellos. No pueden ser deportados ya que Camerún no reconoce a sus nacionales y estos son considerados como “apátridas”. Además, son víctimas de un delito, por lo que podrían solicitar su regularización. Nadie les ha explicado sus opciones, denunció Tobasura, quien aseguró que los migrantes demandan recuperar la libertad.

Por el momento, comparten encierro con migrantes arrestados durante la caravana del sábado y con otros, de origen centroamericano, que fueron recientemente trasladados de Monterrey para su posterior deportación. Entre los arrestados en la marcha se han registrado diversos casos de separación familiar, ya que algunos fueron enviados a Siglo XXI, en Tapachula, y otros a La Mosca, en Tuxtla.

A principios de octubre, el Colectivo de Observación hizo público un comunicado en el que denunciaba las condiciones de la estancia. Entra las carencias, señalaron la falta de servicios médicos o la escasez de agua, que ha llevado a que algunos pasen tres días sin beber. Actualmente el recinto está custodiado por la policía estatal de Chiapas, apenas hay funcionarios del INM y no hay representantes de la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar).

El INM tiene registrada la llegada de 5 mil 286 migrantes africanos entre enero y agosto. Casi la mitad de ellos, 2 mil 613, eran originarios de Camerún, como las víctimas del naufragio. El otro colectivo más numeroso es el procedente de la República Democrática del Congo, con mil 396 personas.

Muchos de ellos llevan atrapados en Tapachula desde hace cuatro meses. Todos han recorrido miles de kilómetros y atravesado medio continente. La mayoría, al menos, han pasado por Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras y Guatemala hasta llegar a México.

Hasta el 10 de julio de este año, los migrantes africanos llegaban y se entregaban directamente al INM para que los encerrara en Siglo XXI. Al recuperar la libertad, se les daba un oficio de salida que les daba dos opciones: regularizar su situación o abandonar el país en 20 días. Este plazo era aprovechado por los extranjeros para atravesar México con destino a Estados Unidos.

Todo cambió con un documento firmado Ana Laura Martínez de Lara, entonces directora general de Control y Verificación Migratoria. En él se cambian las reglas y se dice que tendrán que salir por la frontera sur, algo que no viene regulado en la ley mexicana.

Desde entonces, cientos de migrantes africanos están atrapados en Tapachula. Muchos de ellos duermen en tiendas de campaña en el exterior de la estación migratoria Siglo XXI. Se quejan de que han intentado realizar los trámites de regularización que les pide el INM pero que, a pesar de todo, no reciben documentos para seguir su camino.

Por eso, desesperados, una docena de cameruneses trataron de sortear los retenes por vía marítima. Al igual que les sucede a miles de compatriotas en el mar mediterráneo tratando de alcanzar Europa, naufragaron. Ahora dos están muertos, otros dos desaparecidos y ocho sobrevivientes tratan de manejar su trauma encerrados en la bodega de lo que antes era una planta agrícola.

Ir a la nota fuente

Clasificación

Nivel legislativo

Local

País(es)

México

Tema(s) general(es)

  • Organismos de Derechos Humanos
  • Frontera
  • Migrantes
  • Vigilancia migratoria en México
  • Detención
  • Tema(s) especifico(s)

  • Organización No Gubernamental (ONG)
  • Policía: vigilancia migratoria
  • Muertes
  • Detención
  • Frontera Sur
  • INM
  • Estaciones migratorias
  • Centros de detención


  • Noticias recientes

    Publicada el 11 de noviembre de 2019

    México y Centroamérica acuerdan respuesta conjunta a situación de refugiados

    Publicada el 11 de noviembre de 2019

    Jueza en EEUU evalúa bloquear retroactividad de tercer país seguro para asilo

    Publicada el 7 de noviembre de 2019

    Ofrece comisionado del INM disculpa pública a cuatro indígenas del estado de Chiapas