Noticia

Grupo de caravana de migrantes se encuentra esperando en vieja fábrica en Piedras Negras, Coahuila

Publicado el 7 de febrero de 2019
por AP en Hoy Los Ángeles. Fotografía de Jerry Lara/AP.
Esta nota forma parte de la cobertura de la Caravana migrante México 2018
Ir a la cobertura
Clasificación

Nivel legislativo

Federal Local

País(es)

México

Tema(s) general(es)

  • Frontera
  • Política migratoria
  • Caravana Migrante
  • Asilo/Refugio
  • Vigilancia migratoria en México
  • Tema(s) especifico(s)

  • Frontera Norte
  • Política
  • Caravana Migrante
  • Refugio
  • INM


  • Noticias recientes

    Publicada el 18 de abril de 2019

    Al menos 5.874 migrantes están en tránsito por sureste de México

    Publicada el 18 de abril de 2019

    El gobierno de Trump elimina el derecho a fianza para los migrantes que cruzan la frontera para pedir asilo

    Publicada el 18 de abril de 2019

    Yuma declara “estado de emergencia” por no poder albergar migrantes

    Una caravana de unos 1,600 migrantes centroamericanos se encontraba rodeada por las autoridades mexicanas en una fábrica en desuso a poca distancia de Texas, donde esperan recibir asilo incluso cuando Estados Unidos ha emplazado a más agentes y soldados para detenerlos.

    El presidente Donald Trump advirtió en su discurso sobre el Estado de la Unión acerca de las caravanas, y acusó a las ciudades mexicanas de llevar a los migrantes en autobuses a la frontera “para traerlos a nuestro país en zonas donde hay escasa protección fronteriza”.

    Los migrantes llegaron en autobuses a Piedras Negras, en la margen mexicana del río Bravo frente a Eagle Pass, Texas.

    Es la primera caravana en varios meses que enfila hacia Texas en vez de California.

    Sin embargo, policías y soldados mexicanos mantienen a la caravana en la fábrica y no dejan que se alojen en otro lugar, en parte para evitar un intento masivo de cruzar el río Bravo.

    Solo los migrantes a los que México les dio una visa humanitaria de visitante tenían permitido dejar la fábrica, dijo Borrego.

    Coahuila se ha visto afectado durante mucho tiempo por el ahora fragmentado cartel de Los Zetas, así como por el clima frío.

    “No se quiso correr el riesgo de que se trasladaran en camiones abiertos”, comentó Borrego.

    La gente que quiere ingresar a Estados Unidos tendrá que aguardar semanas, si no es que meses. En Eagle Pass, los funcionarios de inmigración están procesando de 12 a 15 solicitudes por día, de acuerdo con las autoridades de Piedras Negras.

    La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés) no respondió a una petición para confirmar esa cifra, pero las oficinas de la agencia a lo largo de la frontera generalmente rechazan a los solicitantes de asilo debido a lo que dicen es falta de espacio.

    Esta semana se pudo ver a agentes de la CBP realizar ejercicios con equipos antimotines y escudos en un puente.

    El Departamento de Defensa anunció que enviaría 250 soldados a Eagle Pass en una misión de apoyo, incluidos elementos de la policía militar, personal médico e ingenieros para reforzar los cruces fronterizos locales.

    Dentro de la fábrica había largas filas de personas que buscaban solicitar una “visa humanitaria” que les permitiera salir, reportó el diario texano San Antonio Express-News.

    Mientras tanto, varias secciones de la planta han sido transformadas en dormitorios que están divididos por edad y género, con colchones de espuma azul, añadió el periódico.

    Sin embargo, parecía haber cierta frustración. El diario reportó que los migrantes que intentaron escalar una cerca de 3,7 metros (12 pies) y escaparon fueron regresados.

    El gobierno estatal dispuso 49 autobuses para trasladar a los migrantes desde las ciudades de Saltillo y Arteaga con el fin de garantizar su seguridad, dijo José Borrego, portavoz del gobierno del estado de Coahuila.

    “Ya algunas personas… han pedido repatriación. Ya quieren regresar a Honduras, sobre todo a Honduras”, señaló Borrego.

    En Texas, una larga fila de vehículos policiales patrullaba el lado estadounidense del río Bravo a fin de detener a cualquier persona que intentara cruzar ilegalmente.

    “Uno nunca sabe quién estará tratando de cruzar”, dijo el jefe policial del condado Maverick, Tom Schmerber. “Los grupos criminales siempre tratan de aprovecharse de ese tipo de situaciones”.

    Eagle Pass tiene relativamente pocas barreras físicas en comparación con otras secciones de Texas o con otros estados fronterizos.

    Los demócratas en el Congreso no han accedido al pedido de Trump de asignar 5.700 millones de dólares para construir un muro fronterizo.

    El Departamento de Seguridad Nacional publicó en diciembre una lista de lugares donde se construirían nuevas secciones de la barrera si el Congreso proporcionaba 5,000 millones de dólares.

    La lista incluía 256 kilómetros (159 millas) en Texas, pero ninguno en el sector de Del Río de la Patrulla Fronteriza, donde se ubica Eagle Pass.

    Ir a la nota fuente

    Contacto
    Tel.: +52 (664) 631 6300
    Dirección de correo electrónico:
    observatorio@colef.mx

    La información que se reproduce en el Observatorio es utilizada únicamente con fines académicos y sin fines de lucro.