Noticia

Comisión de Refugiados pidió 124 mdp y solo le dieron 47, aunque hay récord de solicitudes de asilo

Publicado el 25 de noviembre de 2019
por Manu Ureste en Animal Político. Fotografía de Cuartoscuro.

Para atender un aumento del 195% de las solicitudes de asilo este año, la Comisión Mexicana de Ayuda los Refugiados (Comar) tendrá un presupuesto aprobado por los diputados de poco más de 47 millones de pesos, casi tres veces menos de los 124 millones que solicitó la Comisión para operar el próximo 2020.

Y, originalmente, el presupuesto era todavía menor: 27 millones. Pero a última hora los diputados concedieron en la madrugada del jueves pasado una ampliación por otros 20 millones de pesos, de los cuales diez serán para “servicios personales” y los otros 10 para “gastos de operación” de la Comar.

Andrés Silva, titular de la Comar, admitió que el dinero aprobado por los legisladores “no es el presupuesto ideal, ni es lo que solicitamos”, especialmente teniendo en cuenta que este 2019 va a cerrar siendo el año en el que se batió el récord histórico de solicitudes de refugio en México, y que las proyecciones para 2020 es que se vuelva a romper el récord de este año.

Sin embargo, el funcionario también destacó que los 47 millones de pesos etiquetados suponen un “incremento sustancial” en comparación con el presupuesto de la Comisión para este año. Y sí, de acuerdo con cifras oficiales, el presupuesto de la Comar aumentó 127% para el próximo 2020.

Además, Silva explicó en entrevista con Animal Político que, a esos 47 millones de pesos aprobados en el Congreso, se le pueden sumar otros 15 millones 362 mil pesos cuando la Comisión de la Frontera Sur haga efectiva la transferencia de 34 plazas de funcionarios, que pasarán a formar parte del personal de la Comar.

Por lo que, en total, la Comisión puede llegar a disponer de 62 millones 360 mil pesos para el próximo año, más el apoyo de la Agencia de Refugiados de la ONU (ACNUR), que aportará personal, asesorías técnicas y capacitaciones.

“No es todo el presupuesto que habíamos pedido. Pero sí nos da un mayor margen para operar en mejores condiciones que otros años”, señaló Silva, que precisó que de los 124 millones que solicitaron inicialmente, 34 millones eran para atender la problemática de desplazamiento interno forzado en México, y los 90 millones restantes para atender las solicitudes de refugio de personas extranjeras.

No obstante, Silva se mostró cauto durante la entrevista acerca de este aumento presupuestal, puesto que, del otro lado de la ecuación, el aumento de las solicitudes de asilo y de refugio también se dispararon, y en proporciones todavía mayores que el presupuesto.

Según cifras oficiales, entre enero y octubre de este año la Comar recibió la solicitud de 62 mil 299 personas que buscan refugio en México.

Esta cifra refleja un aumento del hasta 195% en comparación con el mismo periodo de 2018; año que, hasta ahora, tenía el récord.

Para dimensionar el aumento de solicitudes este 2019 basta un dato: en julio del año pasado, la Comar recibió mil 827 solicitudes. En julio de este año se recibieron 8 mil 670; un 374% más.

Y otro dato: en julio de este año, es decir, en un solo mes, se registraron más solicitudes de refugio en México que en todo 2013, 2014 y 2015, juntos.

“De enero a julio de este año, mes con mes se fue rompiendo el récord de solicitudes”, subrayó Andrés Silva, quien dijo que esperan terminar este año con hasta 70 mil solicitudes de refugio, récord absoluto. Mientras que, para el próximo año, aunque hay muchas variables que no se pueden predecir, como situaciones de conflictos políticos y sociales en América Latina y el mundo, la estimación es todavía mayor: 85 mil solicitudes de refugio.

Estas cifras récord de solicitudes también trajeron como consecuencia lógica el aumento de la carga de trabajo del personal de la Comar, para atender cada caso de solicitud de refugio.

Por ello, la Comisión admitió que aún tiene casos rezagados de 2017 y de 2018, mientras que este año el 69% de las solicitudes (43 mil 053), es decir, casi 7 de cada 10, están en suspensión o siguen en trámite.

La delegación de Chiapas, en la frontera sur de México y puerta de entrada natural para miles de migrantes procedentes del Triángulo Norte de Centroamérica, es la que acumula este 2019 un mayor número de solicitudes en trámite, con 23 mil 167 casos, el 77% del total de solicitudes que están en trámite en todo el país.

Pero, por otra parte, en comparación con años pasados aumentó la tasa de solicitudes ‘positivas’, es decir, que concluyeron con el reconocimiento de la persona como refugiado.

El caso más significativo es el de Honduras, uno de los países de los que más personas huyen en la actualidad por sus elevados índices de violencia: en 2017, la tasa de casos positivos en México era de apenas el 27%. En este 2019, la tasa escaló hasta el 70%.

El Salvador, otros de los países que históricamente más migrantes expulsa de Centroamérica por la violencia y la inseguridad, pasó de tener una tasa de casos positivos de refugio del 38% en 2017, a tener una tasa del 56% este año.

Mientras que, en el caso de Guatemala, el otro país que completa el Triángulo Norte de Centroamérica, el aumento de positivos ha sido más lento: del 27% de 2017 pasó a un 35% este año.

En total, de las cinco nacionalidades que más solicitudes de refugio hicieron a México este 2019 y que ya fueron resueltas -Honduras, Venezuela, El Salvador, Guatemala y Nicaragua, por ese orden con 7 mil 581 solicitudes-, el 87% de los casos concluyeron con el reconocimiento de la condición de refugiados, o con la implementación de medidas de protección complementarias.

En entrevista, se cuestionó a Andrés Silva cuáles pueden ser los factores que expliquen el aumento de solicitudes de refugio en México este 2019.

“Ha sido un año muy intenso en materia migratoria y de mucha complejidad”, planteó el funcionario federal, quien matizó que, más allá del aumento notable en cifras, múltiples factores han contribuido para hacer mucho más complejo el panorama migratorio y de refugio en México este año.

Uno de ellos, es que aumentó el número de mujeres y de niños, niñas y adolescentes, que buscan refugio. De hecho, Silva apuntó que hasta el 71% de las solicitudes de este año son de este grupo de personas, lo cual complica aún más la situación, puesto que los menores requieren de medidas de protección especiales y de personal especializado para atenderlos.

Otro factor es que, a diferencia de años pasados, donde prácticamente el 90% de las solicitudes de refugio las realizaban personas del Triángulo Norte de Centroamérica, ahora las nacionalidades se diversificaron.

“Este año tenemos del orden de 70 nacionalidades diferentes solicitando refugio, incluyendo personas de Asia y África, especialmente de Camerún, que con 360 solicitudes comienzan a cobrar una cierta relevancia en comparación con años previos”, planteó Silva, que añadió que también aumentaron las solicitudes de países caribeños como Haití, Cuba y Venezuela.

Y otro factor importante que complicó más el panorama, planteó el titular de la Comar, fue la decisión unilateral del gobierno de Donald Trump de devolver solicitantes de asilo a México, para que esperen aquí durante todo el tiempo que dure su trámite en Estados Unidos, en lo que se dio a conocer como el programa ‘Remain in Mexico’ (Quédate en México).

“Ahora no solo tenemos que estar con los ojos puestos en nuestra frontera sur, sino que también tenemos que mirar al norte, donde históricamente la gente cuando llegaba allí no estaba interesada en solicitar refugio a México, sino cruzar a Estados Unidos”, señaló Silva.

“Y eso nos agrega un elemento más de complejidad, porque tenemos que estar pendientes de si en el norte también puede haber personas interesadas en solicitar refugio en México, porque ya se cansaron de esperar a que termine su proceso en Estados Unidos”.

Para atender estos factores, Andrés Silva destacó la importancia que ha tenido la colaboración con la ACNUR, a diferencia de lo que sucedía en años previos, cuando la participación de la agencia de refugiados de la ONU era más limitada.

El titular de la Comar dijo que, actualmente, la ACNUR apoya con asesorías técnicas para simplificar los procedimientos en las solicitudes de refugio, con cursos de capacitación en derechos humanos y refugio en las oficinas de la Comar, y con personal e instalaciones.

Sobre este último punto, Silva explicó que, a las cuatro delegaciones de la Comar en todo el país, se sumaron otros tres espacios de la ACNUR en Tijuana, Monterrey y Palenque. Aunque estos espacios, por ahora, son más de asistencia y de apoyo, puesto que el personal de la ACNUR no tiene facultades jurídicas para firmar resoluciones en los procedimientos de asilo.

“El apoyo de la ACNUR tiene la limitante de que su personal no tiene esas atribuciones jurídicas, pero aún así es un apoyo importantísimo para nosotros y para los refugiados”, subrayó el titular de la Comar.

Ir a la nota fuente

Clasificación

Nivel legislativo

Federal

País(es)

México

Tema(s) general(es)

  • Legislación Migratoria
  • Política migratoria
  • Asilo/Refugio
  • Migrantes
  • Tema(s) especifico(s)

  • Legislación Migratoria
  • Presupuesto
  • Política
  • Asilo
  • Migrantes


  • Noticias recientes

    Publicada el 3 de junio de 2020

    Albergues para migrantes con Covid-19 y en abandono del gobierno federal

    Publicada el 27 de mayo de 2020

    Declaran zona contaminada por COVID-19 al refugio para migrantes Leona Vicario

    Publicada el 22 de mayo de 2020

    Aíslan a tres migrantes confirmados con Covid-19 en albergue Leona Vicario