Noticia

Cambian migrantes sus rutas y dejan de cruzar

Publicado el 9 de marzo de 2009
por Rubén Cantú Rodríguez en Zócalo

Eagle Pass, Texas. – La región de Piedras Negras, Eagle Pass y sus alrededores dejó de ser una de las rutas favoritas para el tránsito de migrantes indocumentados, debido a una serie de factores externos relacionados con mayores medidas de seguridad, empleo y riesgos en el cruce.

Con las nuevas medidas de seguridad a lo largo de toda la frontera, las posibilidades de atravesar por rutas más socorridas como Arizona y El Paso se reducen considerablemente, y los aspirantes al sueño americano buscan cruzar por zonas menos vigiladas.

Según un recuento oficial, el número de migrantes muertos al internarse en la frontera se incrementó considerablemente en la región del Valle de Texas en los dos últimos años, con cifras que casi se duplican.

De acuerdo con el Consulado del México en Eagle Pass, la aplicación de operativos de seguridad como el Streamline, desalientan los cruces de migrantes indocumentados, debido a las penas de cárcel que enfrentan cuando son capturados.

Este programa contempla penas severas por la internación ilegal en los Estados Unidos, más severas y de cárcel para aquellas personas que son reincidentes, y en mayor medida para aquellas personas a las que se les realizó un proceso de deportación.

Ricardo Santana Velázquez, cónsul de México en Eagle Pass, aseguró que aunado a estos operativos y las difíciles condiciones que enfrentan los migrantes, los esfuerzos conjuntos del Gobierno federal con las entidades estatales y municipales para la generación de empleo, comienzan a reflejarse en las estadísticas.
“Vemos esfuerzos muy grandes para fomentar el empleo en los sitios que son considerados como focos de migración, y con las dificultades que enfrentan los migrantes para llegar a los Estados Unidos, ahora prefieren quedarse en casa”, estableció el funcionario.

El Gobierno federal emprendió una campaña de información, para prevenir a los migrantes de los riesgos que enfrentan cuando buscan cruzar hacia los Estados Unidos.

En el 2007, el Consulado mexicano en esta frontera repatrió los cuerpos de 26 connacionales muertos a través de Piedras Negras, en la mayoría de los casos eran aspirantes a indocumentados que se quedaron en el camino.

Para el año pasado, el número se incrementó a 29, seis de los cuales ni siquiera pudieron ser identificados.
En cambio, en el presente 2009, durante los dos primeros meses del año sólo se han registrado dos casos de personas recuperadas sin vida.

El primer caso corresponde a una osamenta encontrada en un rancho hace algunas semanas, restos cuyo perfil corresponde al de un migrante en tránsito, y el otro caso es el de Mariano Sánchez Salazar, un nigropetense que fue encontrado flotando en la corriente del río Bravo.

Esta última, por sus características, es una muerte que no corresponde a la de un aspirante a indocumentado.
Por sus características propias, la región fronteriza de Eagle Pass, ha sido tradicionalmente una de las rutas favoritas de los migrantes 
indocumentados.

Del sector Del Río, que comprende las ciudades de Bracketville, Carrizo Springs, Abilene, Comstock, Del Río, Eagle Pass, Rocksprings, San Angelo y Uvalde, el 60 por ciento de las detenciones de indocumentados corresponde a esta zona.
Sin embargo estas cifras comienzan a reflejar una baja considerable.

“Las personas comienzan a encontrar trabajo en sus lugares de origen, las zonas se hacen más restrictivas con tecnología y el número de efectivos para el cuidado de la región fronteriza”, considera el cónsul de México.

Ir a la nota fuente