Noticia

Alza de menores migrantes y familias que cruzan a EE. UU. causa alarma

Publicado el 9 de enero de 2019
por Sergio Morales en Prensa Latina. Fotografía de Prensa Latina.
Clasificación

Nivel legislativo

Federal

País(es)

Estados UnidosGuatemala

Tema(s) general(es)

  • Detención
  • Niñez migrante
  • Frontera
  • Familia
  • Tema(s) especifico(s)

  • Estadística
  • Frontera Sur
  • Detención
  • Separación familiar
  • Migrantes
  • Cruce


  • Noticias recientes

    Publicada el 21 de marzo de 2019

    México aceptado solicitudes de regularización a 24 mil 88 migrantes de las caravanas, la mayoría hondureños

    Publicada el 21 de marzo de 2019

    Cierran celdas de castigo en estaciones migratorias; desde el 2010 se denunciaban abusos

    Publicada el 21 de marzo de 2019

    Buscan que migrantes indocumentados obtengan licencias de conducir en Florida

    “Seguimos sin condiciones de protección a la niñez”, contestó el director ejecutivo de la organización Refugio de la Niñez, Leonel Dubón, al hablar de las causas por las cuales los infantes siguen migrando hacia EE. UU. pese al endurecimiento de las medidas migratorias en aquel país y a las muertes de menores migrantes, aparentemente, por causas asociadas a malos cuidados mientras estaban en custodia.

    Tan solo en noviembre y diciembre pasados, los primeros dos meses del año fiscal 2019 de EE. UU., —que comenzó el 1 de octubre pasado y finalizará el 30 de septiembre de este año—, fueron interceptados cuatro mil 603 menores de edad no acompañados, un promedio mensual de dos mil 302.

    El número supera al promedio por mes de mil 861 que se produjo durante el 2018, año que se convirtió en el que más menores que viajaban solos fueron detenidos por la Patrulla de Control Fronterizo (CBP en inglés) en toda la historia de Guatemala.

    Y si las cifras de niños, niñas y adolescentes que viajaron solos a EE. UU. durante los primeros dos meses del año fiscal 2019 muestran un panorama desalentador; el de familias, o unidades familiares como las identifica la CBP cuando es detenido un adulto con uno o más niños, predicen un año con cifras preocupantes.

    En octubre y noviembre, según cifras publicadas en el sitio en internet de la CBP, 23 mil 691 unidades familiares fueron interceptadas en la frontera sur, un número que casi es el 50 por ciento de las 50 mil 401 familias que llegaron a EE. UU. en todo el año fiscal 2018.

    Es decir, de mantenerse la tendencia de los primeros dos meses del año fiscal pasado de casi 12 mil unidades familiares mensuales detenidas, en el 2019 se podrían rebasar las 142 mil unidades familiares guatemaltecas detenidas, una cifra dramática.

    Pero ¿por qué se van los niños y sus familias cuando más se endurecen las medidas de seguridad en frontera, y cuando han sido ampliamente difundidas las noticias de las muertes de tres menores mientras permanecían en custodia?

    Dubón afirma que en el país no hay una política de protección a la niñez en todos los ámbitos y prueba de ellos, asegura, son los 80 mil embarazos en niñas y adolescentes, las 14 mil denuncias de maltrato infantil, y las cerca de siete mil por violencia sexual.

    El activista señala que en Guatemala los niños, niñas y adolescentes no tienen expectativas de vida y desarrollo, lo que sumado a la violencia se convierte en el detonante de una migración “alarmante” hacia EE. UU. y México. Lo peor, añade, es que las instituciones encargadas de proteger a la niñez están en crisis.

    Para Dubón, el incremento de las detenciones de menores de edad en la frontera sur de EE. UU.  también refleja el “fracaso total” de las políticas de protección de los países de origen.

    “Hay poca cobertura en salud, no logramos llegar a la cobertura educativa, el año pasado cuatro millones de niños, niñas y adolescentes se quedaron fuera del sistema, ellos salen del país buscando otras oportunidades de vida”, subrayó Dubón.

    Para el sacerdote Juan Luis Carbajal, director ejecutivo de la Pastoral de Movilidad Humana, las familias guatemaltecas salen del país por la necesidad de tener una vida digna. Recordó que la mayoría de los migrantes han salido de las áreas más pobres y lejanas del país.

    Año 2014 2015 2016 2017 2018 2019
    Menores de edad 17,057 13,589 18,913 14,827 22,327 4,603*
    Unidades familiares 23,067 24,657 50,401 23,691*

    Para el sacerdote Juan Luis Carbajal, director ejecutivo de la Pastoral de Movilidad Humana, las familias guatemaltecas salen del país por la necesidad de tener una vida digna. Recordó que la mayoría de los migrantes han salido de las áreas más pobres y lejanas del país.

    Aunque Carbajal considera que el aumento de las detenciones también puede deberse a una mayor capacidad de detección de la migración de las autoridades estadounidenses, coincide en que Guatemala carece de una política migratoria o de prevención de las migraciones.

    “Los migrantes solo se les ve como puntos de referencia para las remesas o como botín electoral, pero no se les toma en serio para evitar estas migraciones forzadas por violencia, pobreza o por reunificación familiar”, indicó Carbajal.

    Agregó que los números reflejan el fracaso de políticas migratorias en Centro y Norteamérica.

    Según el director del Refugio de la Niñez, datos del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) explican que por cada niño que sufre violencia hay cuatro cuyos casos son invisibilizados, por lo cual más de 100 mil niños podrían haber salido el año pasado del país con destino a EE. UU. y miles se habrían quedado en México.

    En se sentido urgió a las autoridades que coloquen el tema de niñez dentro de la agenda política. Citó, por ejemplo, que hoy en día el Ejecutivo invierte poco en la niñez, el Congreso no legisla en su favor y en justicia, hasta el 97 por ciento de los delitos contra ese sector de la población queda impune.

    “Cuál es la lectura de estos datos, que a ninguno de los tres poderes del estado les importa la niñez y —por eso— está en un abandono total”, precisó.

    Como ha ocurrido durante los últimos cinco años, Guatemala está a la cabeza de los países de la región que más familias y menores son detenidos.

    En cuanto a niños, niñas y adolescentes, la CBP detuvo en los primeros dos meses del año fiscal a dos mil 503 hondureños, mil 691 mexicanos y mil 296 de El Salvador.

    También a 17 mil 593 familias de Honduras, cinco mil 360 de El Salvador y 452 de México.

    Se pidió una posición a la Cancillería guatemalteca sobre el aumento del fenómeno migratorio, pero al cierre de esta edición no habían respondido.

     

    Ir a la nota fuente

    Contacto
    Tel.: +52 (664) 631 6300
    Dirección de correo electrónico:
    observatorio@colef.mx

    La información que se reproduce en el Observatorio es utilizada únicamente con fines académicos y sin fines de lucro.