Blog

Migrar y estudiar, ¿una utopía?

Publicado el 10 de noviembre de 2021
por Eunice D. Vargas Valle en Blog Nexos-El Colef "Observatorio Migrante"

Niñas, niños y adolescentes (NNA) migrantes de distintos orígenes convergen en México: de Estados Unidos, de Centroamérica, del Caribe y de otros confines. Nos encontramos en tiempos de expulsiones poblacionales en las que participan menores de edad, tanto desde países avanzados, como de  países donde se viven situaciones infrahumanas —alta pobreza y múltiples violencias. En este escenario, México es un país expulsor, receptor y de tránsito de NNA que buscan una vida mejor. No obstante, lejos de encontrar en México una escuela con maestros y compañeros que les brinden acogida y les permitan adaptarse al nuevo entorno, por efímero que sea, hallan obstáculos en un laberinto de burocracias, ineficiencias y carencias que les impiden ejercer su derecho a la educación.

El censo de población 2020 muestra esta diversidad de NNA migrantes. En el periodo 2015-2020, se ubicaron aproximadamente 75?000 inmigrantes internacionales de 5 a 17 años, los cuales 50?000 provenían de EE. UU. —la mayoría nacidos en este país— y el resto de una variedad de países, entre los que destacan los países del Triángulo Norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras y Nicaragua) con cerca de 8000 NNA —cálculos propios a partir de los microdatos censales del INEGI del año en curso. Los inmigrantes de EE. UU. se concentraron en las entidades de la frontera norte de México y de la región Centro-Occidente, comúnmente identificada como la región “tradicional” de la emigración a EE. UU. En cambio, los inmigrantes del Triángulo Norte de Centroamérica se ubicaron mayoritariamente en Chiapas, así como en Quintana Roo y en algunas entidades norteñas como Coahuila, Baja California y Nuevo León. En la espera por cruzar a EE. UU., ante el cierre de fronteras y las políticas antiinmigrantes de este país, miles de inmigrantes de estos orígenes pidieron refugio y decidieron quedarse a vivir en México.

A nivel nacional, la inserción escolar de los inmigrantes internacionales es notoriamente más baja que la de los NNA no inmigrantes. Por ejemplo, en el grupo de 12-14 años, que se encuentran en edad de cursar la educación secundaria, el 13?% de los inmigrantes de EE. UU. no asiste a la escuela, en comparación con el 45?% de los inmigrantes del Triángulo Norte de Centroamérica, versus el 10?% de los no inmigrantes. En el grupo de 15-17 años, que están en edad de cursar la preparatoria, la inasistencia es del 30?% para los inmigrantes de EE. UU. y el 85?% para Centroamérica, versus el 10?% de los no inmigrantes —cálculos propios a partir de los microdatos censales. Con la  pandemia de covid-19,  podemos suponer que las desigualdades de estos indicadores se han exacerbado.

Para continuar leyendo hacer click en el enlace de aquí abajo

Ir a la nota fuente