Blog

La fluidez e invisibilidad del desplazamiento interno forzado

Publicado el 2 de marzo de 2022
por Libertad Argüello Cabrera en BLOG NEXOS-EL COLEF "OBSERVATORIO MIGRANTE"

Recientemente se ha hecho visible un fenómeno concomitante a la exacerbación de la violencia en México: el desplazamiento interno forzado de personas (DIF), un tipo de migración silencioso porque no necesariamente involucra el cruce de fronteras internacionales. Este fenómeno tiene grandes magnitudes en México y el mundo: se considera que el DIF es producido por conflictos sociopolíticos, catástrofes ambientales o dinámicas de violencia e inseguridad; en 2020 el International Displacement Monitoring Centre estimó que para 2020 había en todo el mundo 55 millones de personas que se desplazaron forzadamente, correspondiendo a México una cifra aproximada de 110?000 personas por nuevo desplazamiento.

Estimaciones realizadas antes de 2011 apuntaban a que entre 2005 y 2010 aproximadamente 1?648?000 personas habían cambiado de residencia por motivos de violencia. Sin embargo, a partir de 2011 la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) incorporó en el cuestionario la pregunta sobre cambio de residencia por este tipo de motivos, y mostró que entre 2011 y 2017 más de 8?700?000 personas se habían desplazado de forma forzada.1 Ello da cuenta de la magnitud de una problemática que suele darse “gota a gota”, es decir, que suele implicar casos individuales o de pequeños grupos familiares,2 en muchos casos se trata de pequeños comerciantes o empresarios que deciden desplazarse por amenazas, extorsiones, intentos de secuestro3 o por motivos políticos.4

En relación con los eventos de carácter masivo —es decir, que involucran a 20 o más personas— la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) comenzó a analizar los episodios registrados en la prensa y concluyó que entre 2006 y 2020 más de 350?000 personas fueron afectadas directamente.5 Particularmente, entre 2017 y 2020 la Comisión registró 102 episodios de desplazamiento masivo en estados como Chiapas, Coahuila, Durango, Guerrero, Michoacán, Sinaloa Tamaulipas y Zacatecas. Es preciso atraer la atención a Guerrero, pues en ese periodo han sido afectadas más de 20?000 personas en más de 50 episodios de carácter masivo, que han ocurrido en municipios como Ajuchitlán del Progreso, Heliodoro Castillo, Leonardo Bravo, Coyuca de Catalán, San Miguel Totolapan o Zirándaro. Todos esos municipios poseen vastos territorios que pertenecen al Filo Mayor de la Sierra Madre del Sur, en los cuales se ubican aproximadamente 1400 localidades, algunas ya convertidas en pueblos fantasma.

Para continuar leyendo hacer click en el enlace de abajo

Ir a la nota fuente