Blog

Dignidad y seguridad: migrantes y solicitantes de asilo de la comunidad LGBTQI

Publicado el 23 de marzo de 2022
por Saúl Iván Hernández Juárez en BLOG NEXOS-EL COLEF "OBSERVATORIO MIGRANTE"

Contexto de impunidad para las personas LGBTQI

El pasado 9 de marzo, el Pulso, diario que circula en el estado de San Luis Potosí publicó: “Guatemala endurece penas por aborto y prohíbe matrimonio entre el mismo sexo”. Además, el oficialismo de dicho país denominó a la ciudad de Guatemala como “Capital Pro Vida de Iberoamérica”. El asunto es una visible representación de cómo el sector político de aquel país históricamente ha negado el derecho a las mujeres a decidir sobre su cuerpo, pero también enérgicamente ha bloqueado las uniones civiles de las parejas del mismo sexo. Sin embargo, la historia de las personas LGBTQI (lesbianas, gay, bisexuales, transexuales, queer e intersexuales) que habitan el llamado “Triángulo Norte” de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador) ha sido una de constante acoso, persecución, criminalización, estigma, discriminación y atentados a la vida.

Según Amnistía Internacional, los países del triángulo norte son los más violentos por los altos niveles de inseguridad que se vive. Las mujeres, las lesbianas, los homosexuales, bisexuales y la personas transgénero están más expuestas y son afectadas directamente por su identidad de género y orientación sexual. A causa de esta violencia, del exacerbado machismo, la homofobia y por la violencia social que generan las pandillas locales, por ejemplo, en El Salvador tiene lugar un fenómeno de desplazamiento interno forzado de las personas LGBTQI, en el que se obliga a este grupo a realizar trabajo sexual y actos delictivos en contra su voluntad. De lo contrario, atentan contra sus familiares, son asesinados o se cometen transfeminicidios. En entrevista, Gabriel Gasteazoro, abogado en movimientos sociales en aquel país, señaló que si en una comunidad rural de El Salvador, se comete un transfeminicidio “se activa una especie de alerta en otros miembros de la comunidad, lo cual significa que es momento de abandonar su hogar”. Las pandillas tienen controladas las regiones más vulnerables y marginadas del país. Incluso, Gasteazoro contó que en Zacatecoluca la Paz, hay una cárcel para mujeres trans, encerradas principalmente por delitos menores y que en la mayoría de los casos fueron obligadas a cometerlos. Ellas se sienten más seguras dentro que fuera, pues su esperanza de vida en aquel país es de sólo 35 años.

Por “la discriminación por su identidad u orientación sexual, ejercida a través de las amenazas a su vida por la pandillas; también a causa de extorsiones efectuadas por los mismas estructuras criminales” el desplazamiento interno forzado se vuelve  insuficiente. Para las personas LGBTQI dentro de los países que conforman el “Triángulo Norte” todos los espacios son inseguros, y en la mayoría de las ocasiones los lleva a cruzar las fronteras internacionales como migrantes o como personas LGBTQI solicitantes de asilo. Huyen de sus países de origen para buscar en México y en Estados Unidos protección y seguridad, buscan recuperar su dignidad. Human Rights Watch concluyó: “Los gobiernos del Triángulo Norte no brindan una protección adecuada a las personas LGBT contra la violencia y la discriminación, y éstas deben sortear graves obstáculos si intentan obtener asilo en Estados Unidos”.

 

Para continuar leyendo hacer click en el enlace de abajo

Ir a la nota fuente