Noticia

La lista que controla los destinos de los migrantes en Tijuana

Publicado el 3 de diciembre de 2018
por Kirk Semple en New York Times
Esta nota forma parte de la cobertura de la Caravana migrante México 2018
Ir a la cobertura
Clasificación

Nivel legislativo

Estatal

País(es)

México

Tema(s) general(es)

  • Centroamérica
  • Tema(s) especifico(s)

  • Asilo


  • Noticias recientes

    Publicada el 10 de diciembre de 2018

    Migrantes buscan empleo mientras esperan a las puertas de EEUU

    Publicada el 10 de diciembre de 2018

    En Tijuana la espera es más larga para solicitar asilo

    Publicada el 10 de diciembre de 2018

    Corte anula una cláusula de la ley de inmigración que castiga el fomento al flujo de indocumentados

    Le dicen “la lista”. Los miles de migrantes que en las últimas semanas han llegado al noroeste de México y buscan solicitar asilo en Estados Unidos han aprendido rápidamente la importancia de ese listado. Si pensaban que simplemente podían llegar a cualquier puerto de entrada y exponer su caso para conseguir refugio en ese país, pronto conocieron la realidad.

    Casi todos estos migrantes, que viajan en caravanas desde Centroamérica, han llegado a Tijuana donde se ubica el principal cruce fronterizo en el sur de California. Sin embargo, incluso antes de su llegada, ya existía un grave cuello de botella en el proceso de asilo, con alrededor de tres mil personas que abarrotan los refugios para migrantes y los hoteles baratos de la ciudad en espera de su turno para presentar una solicitud.

    Esta extendida aglomeración de personas en la frontera fue lo que originó la lista.

    Migrantes formados el 28 de noviembre para que anoten sus nombres en la lista, en el cruce fronterizo, en TijuanaCreditMauricio Lima para The New York Times

    ¿Qué es la lista?

    Para los migrantes que buscan solicitar asilo en Estados Unidos en la garita de San Ysidro, el primer paso es lograr que apunten sus nombres en la lista, un sistema de numeración informal que los pone en una fila virtual para su cita con las autoridades migratorias.

    Es la parte crítica del proceso de solicitud de asilo, sin embargo, extrañamente, no tiene nada que ver con el gobierno estadounidense. Es un concepto totalmente mexicano que inicia y termina en ese lado de la frontera.

    Dicho eso, es el resultado directo de la política migratoria del gobierno estadounidense. Durante años, la mayoría de los solicitantes de asilo en Estados Unidos solo necesitaban presentarse en un puerto de entrada para comenzar el proceso y, usualmente, no había retrasos.

    No obstante, el gobierno de Donald Trump ha limitado el número diario de solicitantes de asilo que pueden presentar sus casos en ciertos puertos de entrada. El sistema fue instituido por el gobierno de Barack Obama en 2016 para responder a los miles de migrantes haitianos que habían llegado a Tijuana y a la cercana ciudad de Mexicali para intentar cruzar hacia Estados Unidos.

    En el increíblemente transitado cruce fronterizo de Tijuana, conocido como El Chaparral, ese sistema ocasionó graves retrasos y desórdenes.

    Así nació la lista.

    Un migrante presentando sus documentos para que su nombre pueda ser registradoCreditMauricio Lima para The New York Times

    ¿Quiénes organizan ese listado?

    Esto quizá es lo más extraño. La lista no es controlada por el gobierno mexicano, por lo menos no de manera oficial. Es controlada por los propios solicitantes de asilo, se trata de un esfuerzo extraordinario para imponer orden en lo que para muchos migrantes es un sistema burocrático confuso y opaco.

    Un equipo de migrantes en continua rotación ha asumido el control del proceso. Conforme los organizadores suben hacia la parte superior de la lista que coordinan, y finalmente llega el día en que es su turno de entrevistarse con las autoridades migratorias estadounidenses, otros solicitantes de asilo han sido seleccionados para remplazarlos.

    Actualmente, el listado es manejado por un grupo de ocho migrantes de cuatro países: México, Honduras, Perú y Nicaragua. Según ellos, fueron elegidos por medio de la votación de los migrantes para remplazar a otro equipo que fue acusado de aceptar sobornos con el fin de avanzar a la gente en la lista.

    Un grupo de migrantes de Camerún esperaba conforme se anunciaban los nombres de las personas seleccionadas. En Tijuana se encuentran personas de diversos países que solicitan asilo en Estados Unidos.CreditMauricio Lima para The New York Times

    ¿Cómo se registran los migrantes en la lista?

    La lista se define por medio de una serie de rituales, los cuales se revelan a diario, poco después del amanecer, en la plaza ubicada afuera de los cruces fronterizos en El Chaparral.

    Las personas que buscan solicitar asilo en Estados Unidos se forman para poner sus nombres en un registro, una libreta de pasta dura que mantienen los gestores de la lista. A cambio, cada persona recibe un número, escrito a mano en un papel, y le dicen que regrese en varias semanas y comience a revisar para ver si ese número está cerca del turno. Mientras tanto, los migrantes se quedan en Tijuana.

    “Mientras no esté en Honduras, no hay problema”, dijo Marlon Cerrato, de 30 años, que puso su nombre en la lista una mañana de esta semana. Dijo que había escapado de la represión política en Honduras, su país natal. “Me siento muy relajado esperando”, dijo.

    En la actualidad, más de cinco mil migrantes están en la lista, lo que significa una espera de dos meses o más. Desde enero, más de 11.600 personas se han anotado en la lista.

    Funcionarios mexicanos aseguraron que no están involucrados de ninguna manera con la lista, que es un sistema manejado por y para los migrantes. Sin embargo, miembros del Instituto Nacional de Migración de México están presentes conforme se desarrolla el proceso. Al final del día, los voluntarios entregan las libretas a los funcionarios para que las resguarden.

    Un grupo de migrantes esperando a que pase el tiempo la semana pasada en un puente cerca de la frontera en Tijuana CreditMauricio Lima para The New York Times

    ¿Qué pasa cuando les llega el turno para presentar sus casos?

    Las autoridades estadounidenses les informan a sus homólogos mexicanos cuántas personas serán entrevistadas cada día y los funcionarios mexicanos informan a los voluntarios que coordinan la lista. En las últimas semanas, la capacidad diaria para entrevistas ha oscilado entre cuarenta y cien.

    Alrededor de las 8:00, los voluntarios organizan al grupo de personas que ese día solicitarán asilo.

    Conforme los migrantes que esperan se reúnen en la plaza, muchos cargan bolsas o jalan maletas con ruedas, un voluntario lee los números y los nombres de las personas que podrán presentar sus casos en Estados Unidos.

    Aquellos que son mencionados suben a un minibús y son transportados por funcionarios mexicanos a un cruce hacia Estados Unidos. En una mañana reciente, los migrantes eran originarios de países como México, Haití, Camerún, Rusia, Honduras y El Salvador.

    Si alguien no está presente cuando su nombre es llamado, le dan la oportunidad de reaparecer en veinticuatro horas. Transcurrido ese tiempo, es tachado de la lista.

    Con tiempos de espera que recientemente son mayores a un mes, muchos se han desanimado y deciden solicitar asilo en México o intentan ingresar a Estados Unidos de manera ilegal.

    Ir a la nota fuente

    Contacto
    Tel.: +52 (664) 631 6300
    Dirección de correo electrónico:
    observatorio@colef.mx

    La información que se reproduce en el Observatorio es utilizada únicamente con fines académicos y sin fines de lucro.