Blog

Vidas desechables: deportación de migrantes irregulares, solicitantes de asilo y niños no acompañados de Estados Unidos por covid-19

Publicado el 2 de septiembre de 2020
por Elisa Ortega Velázquez en Blog Nexos-El Colef "Observatorio Migrante"

El régimen de frontera tiene como fin la administración de personas migrantes y refugiadas a través de su filtrado, selección, ingreso, permanencia, redirección y, finalmente, desechamiento en caso de no ser funcionales para un Estado determinado. La deportación es un mecanismo fundamental en este régimen pues es donde el Estado-nación y sus principales elementos de exclusión de los “otros” (los extranjeros) entran en acción: ciudadanía/extranjería, pertenencia/deportabilidad y derechos/injusticia. De hecho, todas las personas no ciudadanas, con independencia de su estatus jurídico dentro del sistema migratorio del Estado donde se encuentren, son susceptibles de deportación. Sin embargo, no todas son deportadas ni están sujetas al mismo riesgo de deportación: éste aumenta en la medida en que dejan de ser o no son útiles para un Estado.

Los sucesos terroristas del 9/11 y el aumento en las últimas décadas de los movimientos transnacionales de personas a gran escala han hecho que proliferen políticas y prácticas de deportación a nivel global ya que los Estados ven estos fenómenos como un socavamiento a su soberanía. En consecuencia, se ha consolidado un régimen de deportación que se caracteriza por producir sujetos desechables y deportables —según criterios de raza y clase—, de acuerdo con un catálogo (en constante expansión) que tiene como principales razones de inadmisibilidad violar las leyes de inmigración, participar en actos criminales o ser una amenaza a la seguridad pública. Además, en el contexto contemporáneo de la pandemia por covid-19, han surgido razones médicas que han actualizado los supuestos de deportación de cierta clase de extranjeros, por lo cual el actual régimen de frontera promueve también leyes y políticas racializadas de enfermedad y contagio.

Para continuar leyendo hacer click en el botón de aquí abajo 

Ir a la nota fuente