Blog

Niñez migrante en tiempos de COVID-19: vidas y futuros en riesgo

Publicado el 17 de junio de 2020
por Elisa Ortega Velázquez en Blog Nexos-El Colef "Observatorio Migrante"

Los datos disponibles muestran que el COVID-19 no es una amenaza grave para la salud de niños, niñas y adolescentes debido a que una cifra relativamente reducida de esta población ha contraído esta enfermedad, a la par de que los casos graves, las complicaciones y las muertes infantiles por COVID-19 son relativamente pocos. Así pues, la niñez padece efectos directos por el COVID-19 menos severos en comparación con las personas adultas y de la tercera edad. Sin embargo, los efectos indirectos del virus son potencialmente catastróficos para esta población y ponen en riesgo su vida, salud y futuro. A causa de la pandemia, la niñez está padeciendo mayor inseguridad alimentaria; mayor riesgo de violencia, negligencia, abuso y explotación; interrupción o colapso de los servicios esenciales de salud y educación; e impactos socioeconómicos adversos que afectan directamente su bienestar —como el trabajo infantil— y derivan de la pérdida de empleos e ingresos y las restricciones de viaje y tránsito.

En el caso de los niños, las niñas y los adolescentes que antes de la pandemia ya se encontraban en condiciones de vulnerabilidad, el COVID-19 amenaza con traer aún más incertidumbre y daños a sus vidas. La niñez en contextos de movilidad se encuentra en este supuesto y es de las poblaciones en condiciones de mayor vulnerabilidad en el mundo. En 2019, alrededor de 33 millones de niños vivían fuera de su país de nacimiento. Esto incluye a unos 13 millones de niños refugiados, alrededor de 1 millón de niños solicitantes de asilo y aproximadamente 17 millones de niños desplazados dentro de sus propios países. Se estima que 3.7 millones de niños viven en campamentos de refugiados o centros colectivos.

Ir a la nota fuente