Blog

Mutilaciones: registros afectivos de la precarización en las experiencias de tránsito migratorio en México

Publicado el 17 de marzo de 2021
por Luisa Alquisiras Terrones en BLOG NEXOS-EL COLEF "OBSERVATORIO MIGRANTE"

En las reflexiones elaboradas por J. Butler y A. Athanasiou (2017), la vida precaria es resultado de dinámicas y modalidades globales de poder que trabajan para que ciertas poblaciones, comunidades o sujetos sean desechables, se encuentren expuestos/abandonados a la muerte o sean desplazados. En su dimensión estructural, este concepto está ligado a las formas de gobierno de la vida social y económica contemporáneas, que tienen un vínculo indiscutible en la gestión y regulación de la migración.

En el caso particular de las personas de origen centroamericano que viajan de forma irregular por México, las investigaciones académicas e informes de organizaciones civiles y no gubernamentales sobre las condiciones de tránsito han denunciado por años los graves riesgos que corren al desplazarse por nuestro territorio; la mayoría de ellas con el propósito de llegar a Estados Unidos. La experiencia de tránsito migratorio está marcada por secuestros, violaciones, robos y accidentes; incluso la muerte de personas migrantes por la desprotección del Estado cuyas acciones, al contrario de aminorar su exposición a la violencia indiscriminada, aumentan las condiciones de riesgo y vulnerabilidad de los sujetos.

En la actualidad, el relato tradicional de la migración como posibilidad de mejora de la calidad de vida de las personas parece cada vez más lejano. Las transformaciones que impulsan los proyectos migratorios se han recrudecido: la violencia social imperante en los países de Centroamérica, la pérdida masiva del hábitat (Sassen, 2017), la falta de oportunidades laborales para el desarrollo de una vida digna, en general, delinea las narrativas de la migración forzada, caracterizada por una notoria reducción de las posibilidades de elegir los escenarios para el logro de un desarrollo personal, incluso el logro de las condiciones mínimas de seguridad y bienestar personales o familiares. Entendiendo la migración en el contexto de una serie de violencias encadenadas que articulan a los países expulsores, de tránsito y destino (Estévez, 2018), la promesa de mejora queda supeditada a los costos y riesgos del desplazamiento.

Para continuar leyendo hacer click en el botón de aquí abajo

Ir a la nota fuente