Blog

Migración forzada y la necropolítica del Covid-19

Publicado el 22 de abril de 2020
por Ariadna Estevez en Blog "Observatorio Migrante"

En medio de la pandemia del Covid-19 las imágenes de los cuerpos tirados en las calles de Guayaquil, Ecuador, han sido impactantes y dolorosas. No tienen este halo de nostalgia clasemediera de las fotos de Barcelona, Venecia y Nueva York vacías. El contraste de las calles desocupadas en Europa y Estados Unidos y los muertos en las zanjas de la segunda ciudad más importante de Ecuador es una de las expresiones más crudas de la colonialidad que constituye los movimientos migratorios hoy en día. El filósofo peruano Aníbal Quijano explicó hace unos años que la colonialidad “es uno de los elementos constitutivos y específicos del patrón mundial de poder capitalista. Se funda en la imposición de una clasificación racial/étnica de la población del mundo como piedra angular de dicho patrón de poder, y opera en cada uno de los planos, ámbitos y dimensiones, materiales y subjetivas, de la existencia cotidiana y a escala social” (p. 2).

Precisamente este patrón mundial que explica Quijano lo estamos viendo en el ámbito migratorio y el Covid-19: las clases privilegiadas de los países pobres en modo turista, así como los/as trabajadoras migrantes en países ricos, están llevando el virus a países pobres con diásporas laborales numerosas, como Ecuador, que además es el punto de inicio de una migración aún más precarizada y amplia: la migración forzada global (latinoamericana, asiática y africana).  Según el mapa de Google sobre los casos de Covid-19 en el mundo, se han registrado 2 134 465,1 de los cuales han muerto 142 148. Ecuador, con una población de 17.3 millones de habitantes, al 16 de abril tenía un total 8 225 infectados, es decir, un poco más de 471 casos por cada millón de habitantes. El número de muertes es de 403. La única comparación que tiene sentido en este momento para dar idea de la magnitud del problema en Ecuador es la de Colombia, pues se entendería que el caso cero habría ocurrido en un tiempo similar. Colombia tiene una población de 49.6 millones de personas, y al 16 de abril tenía 3 105 casos, alrededor de 63 casos por cada millón de habitantes. Los decesos son 131. Ecuador tiene más del doble de casos. De esa magnitud es el problema en ese país, donde el sistema de salud y el ministerial colapsaron hace tiempo.

Para leer la entrada completa en el blog de Observatorio Colef y NEXOS dar click en el enlace de abajo 

Ir a la nota fuente