Blog

Entre medidas sanitaristas y economicistas: urgen acciones humanitarias para las personas en movilidad

Publicado el 15 de abril de 2020
por Luciana Gandini en Blog Nexos-El Colef "Observatorio Migrante"

Una situación sin precedentes, al menos en la era moderna, ha sido posible en el marco de las medidas de excepcionalidad introducidas en el combate a la pandemia del COVID-19: en la actualidad más de 90% de la población mundial vive en países con restricciones a la movilidad, debido al cierre bilateral o unilateral de fronteras terrestres, aéreas y/o marítimas, incluso en zonas de libre tránsito, como el espacio de Schengen en Europa o el Mercosur en América Latina. En México, la movilidad internacional se ha restringido por las medidas de cierre de fronteras adoptadas por Guatemala y por un acuerdo conjunto con los Estados Unidos para el cierre parcial de la frontera compartida, con la “suspensión del tráfico no esencial”.

Los límites de la movilidad no se quedan en las fronteras nacionales, el espacio “seguro” es nuestra “casa”. Lo escuchamos diariamente hasta el cansancio: #Quedateencasa, #Quedateencasa, #Quedateencasa. La única vacuna que tenemos para combatir esta pandemia es el lavado de manos y el distanciamiento físico (no necesariamente social): “nada más”. Aunque también hemos escuchado que el virus no discrimina, a cualquiera nos puede tocar, sabemos que hay perfiles más propensos a enfermarse de manera más severa. Pero en el contexto de la pandemia, el riesgo no solo es el propio contagio. A éste y a otros riesgos se exponen quienes tienen menos posibilidades de defenderse: aquellas personas que no tienen cómo quedarse en casa, quienes no tienen casa o quienes a pesar del encierro no se pueden distanciar e higienizar, tal es el caso de las personas migrantes en detención.

 

Para leer la entrada completa en el blog de Observatorio Colef y NEXOS dar click en el enlace de abajo 

 

Ir a la nota fuente