Blog

De bestias, caravanas y jaulas. Espectáculo de frontera, luchas migrantes y porno-miseria

Publicado el 7 de abril de 2021
por Amarela Varela Huerta en Blog Nexos-El Colef "Observatorio Migrante"

En la víspera de la Semana Santa de este 2021, circuló por redes sociodigitales un video de familias enjauladas en la improvisada estación migratoria “La mosca”, en Chiapa de Corzo, al sur de México; el clip acumulaba miles de “vistas” y reacciones diversas por parte de los prosumidores —consumidores de contenidos, pero también productores de narrativas en la era de la virtualidad—. Hubo quien se indignó con un click, pero también quien escribió comentarios abiertamente xenófobos en los que incluso se burlaban de los niños deshidratados y sus madres que anunciaron una huelga de hambre si no eran atendidas sus demandas: medidas sanitarias y certeza jurídica para avanzar hacia la frontera de América Latina con Estados Unidos (la franja fronteriza norte de México) o la deportación a sus comunidades de origen.

Esa misma semana, desde las Islas Canarias, al otro lado del mundo, se viralizó la imagen de otra muerte más, otra vez una niña: una bebé de dos años, maliense; incluso agonizando fue separada de su madre al alcanzar las costas españolas, después de que ambas naufragaran en una de las miles de pateras que cada año se traga el Mediterráneo, ese mar que los migrantes africanos llaman, en diferentes idiomas, la “fosa más grande del mundo”. La imagen de la bebé maliense nos recordó la foto de Valeria Martínez, otra niña salvadoreña de 23 meses que el Río Bravo escupió abrazada a Oscar, su padre, los dos ahogados. Los Martínez, como la familia del pequeño sirio Aylan ahogado en las costas turcas en 2015, primero intentaron convertirse en asilados y dicha condición les fue negada de forma “ordenada y regular”.

Más allá de noticias, esas imágenes/estampas construyen y sedimentan imaginarios colectivos. Postulamos que la forma en que se representan en los medios de comunicación las consecuencias de las políticas migratorias en el mundo, en los cuerpos de personas migrantes y refugiadas, van ampliando la tolerancia social a la violencia institucional y al racismo. Además de que la representación es un dispositivo estético, es uno ético, porque construye imaginarios sociales a través de las narrativas sobre los efectos y las afectaciones del gobierno de las migraciones en las vidas de quienes se desplazan.

Para continuar leyendo hacer click en el enlace de abajo

Ir a la nota fuente